avatar_default

RABINO GABRIEL MALKI

Esta semana vamos a estudiar la Perashá Ki Tavo.

El primer versículo de la misma dice: “וְהָיָה כִּי תָבוֹא אֶל הָאָרֶץ”, “Y acontecerá cuando vengas a la tierra” (Devarim 26:1). Esta perashá comienza con la palabra וְהָיָה, “y acontecerá”. Los sabios nos enseñan que cuando la Torá utiliza esa expresión se refiere a la Simja, la felicidad. La Torá nos quiere enseñar que la verdadera felicidad será en el momento en que vayamos a la tierra de Israel, la heredemos, y logremos asentarnos en ella.

Debemos cuestionarnos lo siguiente: ¿Para que Di.s quiere que estemos allí? ¿Cuál es el motivo?

La Perashá nos da la respuesta:

וְלָקַחְתָּ מֵרֵאשִׁית כָּל פְּרִי הָאֲדָמָה אֲשֶׁר תָּבִיא מֵאַרְצְךָ אֲשֶׁר יְהוָה אֱלֹהֶיךָ נֹתֵן לָךְ וְשַׂמְתָּ בַטֶּנֶא וְהָלַכְתָּ אֶל הַמָּקוֹם אֲשֶׁר יִבְחַר יְהוָה אֱלֹהֶיךָ לְשַׁכֵּן שְׁמוֹ שָׁם

“Y tomarás de la primicia de la tierra que traerás de tu lugar que Hashem tu Di.s te da, la colocaras en una canasta e irás al lugar elegido por Hashem tu Di.s donde posa Su nombre” (Devarim 26:2).

Cuando estaba en pie el Bet Hamikdash, el gran Templo de Jerusalén, la persona debía tomar la primicia de su campo y llevarla al Templo. Luego de su destrucción, este precepto quedó nulo, pero no así sus enseñanzas.

En primer lugar, debemos saber que la verdadera Simja, la verdadera alegría es el establecimiento del pueblo judío en su tierra, el regreso de cada uno de nosotros a nuestro lugar ancestral.

Por otro lado debemos entender que no vamos a establecernos en la tierra de Israel para simplemente ser una nación como cualquier otra de este maravilloso mundo. Nos estableceremos allí para ser trascendentes a través de observar los preceptos de la Torá y cumplir con nuestra función de ser una luz para las demás naciones.

Tenemos que entender que la tierra de Israel, la Torá y el pueblo de Israel son una conexión integral para la completitud del pueblo judío, dejar de lado alguno de estos tres factores sería un error fatal y comprometería la continuidad del pueblo de Israel.

Estamos a pocos días de los Yamim Noraim. Los días más centrales de nuestro calendario, donde se juzgará nuestro año próximo, tanto en lo particular como en lo grupal. Debemos aprovechar estos días de conexión espiritual para comenzar a cuestionarnos cuál es nuestra relación con Eretz Israel, que sentimos por ella y por último que realmente hacemos por ella.

Sea la voluntad de Hashem y tengamos el mérito de vivir en Eretz Yisrael, de manera trascendente cumpliendo Mitzvot.

Shabat Shalom Umeboraj

*El autor es director de Tora Delivery, organización con sede en Jerusalén que se encarga de impartir clases de judaísmo de manera digital para toda Latinoamérica. Puedes seguirlos en su cuenta de Twitter e Instagram.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo