avatar_default

Enlace Judío – Un nuevo estudio serológico realizado por el Centro Médico Sheba de Israel encontró que el 98 por ciento del personal del hospital que recibió la segunda dosis de la vacuna para COVID-19 desarrolló un alto nivel de anticuerpos contra el virus, informó The Times of Israel.

El estudio basado en 102 muestras, tomadas una semana después de que Israel comenzó a administrar la segunda dosis, mostró que la mayoría de las personas vacunadas tenían 20 veces más anticuerpos que las que se han recuperado de COVID-19.

El hospital dijo que una semana después de recibir la dosis final, los anticuerpos subieron a un nivel de seis a 20 veces más alto que después de la primera inyección.

Dos empleados no desarrollaron anticuerpos, uno de los cuales se sabía que tenía un sistema inmune debilitado.

“Los resultados del estudio están en línea con los ensayos de Pfizer e incluso son mejores de lo esperado. Espero que las pruebas del resto del personal sean similares. Hay razones para ser optimistas”, indico la profesora Gili Regev-Yochay, directora de la Unidad de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas de Sheba.

La vacuna de Pfizer, desarrollada con la empresa alemana BioNTech, ha recibido la aprobación de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. y la agencia reguladora de la Unión Europea. Se cree que proporciona hasta un 95% de protección contra COVID-19, pero aún se desconoce su protección a largo plazo.

Israel es líder mundial en vacunación per cápita. Un total de 2.116.291 ciudadanos recibieron la primera dosis de la vacuna de Pfizer hasta esta mañana y 309,450 recibieron ambas dosis, según las cifras del Ministerio de Salud. Más de 150,000 fueron vacunadas este domingo.

El gobierno de Israel llegó a un acuerdo con Pfizer para compartir información sobre la campaña de vacunación de a cambio de más dosis de la vacuna.

Los defensores del acuerdo estiman que el acuerdo podría permitir a Israel convertirse en el primer país en vacunar a la mayoría de su población, y proporcionaría una valiosa investigación que podría ayudar al resto del mundo.

Sus críticos afirman que el acuerdo suscita importantes problemas éticos como violaciones de la privacidad y una profundización de las disparidades a nivel mundial que permite a los países ricos acumular vacunas, mientras que las poblaciones más pobres tienen que esperar más tiempo para ser inoculadas.

El Ministerio de Salud registró esta mañana una tasa del 9.4%, de pruebas positivas de coronavirus, la más alta en más de dos meses, antes de la esperada extensión del confinamiento nacional, previsto que expirara el jueves.

Según los informes, el gobierno considera prohibir viajes no urgentes al extranjero e imponer normas de cuarentena más estrictas para israelíes que regresan al país.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí