avatar_default

Rab Berel Wein – Hoy empezamos a celebrar Tu B’Shvat, el día que marca un año nuevo para los árboles y los frutos aquí en la tierra de Israel. El día conlleva implicaciones halájicas con respecto a algunas de las mitzvot agrícolas de la Torá. Sin embargo, como en todos los asuntos de la halajá y las mitzvot, también contiene una gran enseñanza moral que se aprende en este día.

Tu B’Shvat marca el punto de inflexión de la temporada de invierno. Aunque todavía quedan muchas semanas de invierno por delante, no hay duda de que la estación está cambiando. Los días son cada vez más largos, el sol está más alto y brillante en el cielo, las advertencias de Pésaj adquieren un tono más urgente y frenético. Tu B’Shvat no es sólo un nuevo comienzo para los frutos y los árboles de la Tierra de Israel, sino que también señala un nuevo comienzo para nosotros como individuos y como pueblo y sociedad judía.

Uno de los muchos patrones sorprendentes de la historia judía, entre otros, ha sido la capacidad de renovarse a sí misma según las circunstancias del tiempo. Cada generación, y ciertamente cada siglo de la historia, plantea problemas ancestrales junto con nuevos giros y arrugas. La forma de afrontar esos retos es responsabilidad de los dirigentes judíos de cada generación y época. Tu B’Shvat viene a recordarnos esta responsabilidad omnipresente de afrontar el presente y el futuro con tácticas y soluciones realistas y, a la vez, inspiradoras, que hagan frente a nuestras angustias y problemas actuales.

Los últimos tres siglos, especialmente en el mundo de los judíos asquenazíes, han producido una deslumbrante variedad de movimientos, ideales y soluciones al viejo “problema judío”. La Hascalá llegó para “civilizarnos”; los marxistas surgieron para crear una utopía para nosotros; los sionistas llegaron para darnos seguridad y curar el antisemitismo de una vez por todas; la Reforma llegó para hacernos aceptables a la sociedad no judía e integrarnos con objetivos humanistas; el secularismo llegó para liberarnos de las cargas de la tradición y las mitzvot. Ninguno de estos movimientos logró sus objetivos declarados.

El Holocausto se burló de la integración en el mundo humanista en general; el sionismo creó el Estado de Israel, pero no le ha proporcionado ninguna sensación de seguridad y ciertamente sólo ha exacerbado el problema del antisemitismo; Stalin nos curó del marxismo; la Hascalá aparentemente no nos civilizó lo suficiente; y el laicismo tiene que intentar constantemente demostrar que no es un vagón vacío. Por eso hay un gran sentimiento de apatía y vacío en el mundo judío actual. En el ámbito del judaísmo tradicional, gran parte del sionismo religioso ha perdido fuelle; la jasidut se ha congelado y atrofiado y se ha vuelto insular; el mundo de las yeshivas se ha convertido en un lugar de enfoque estrecho y elitista; el movimiento musar ya no existe; y la ortodoxia moderna no ha encontrado su voz ni sus parámetros.

Por lo tanto, asistimos al fin de una era. Lo viejo se va y lo nuevo aún no ha llegado. De ahí la apatía y el hastío, y la aparente falta de liderazgo que se apodera del mundo judío en la actualidad. Es en estos momentos de la historia judía cuando siempre se ha producido una renovación de la fe y el idealismo.

Tu B’Shvat debería hacernos conscientes de que esa renovación es necesaria. La estación cambia no sólo en cuanto al clima, sino también en nuestra historia y sociedad. Las viejas tácticas ya no son eficaces para la solución de los problemas actuales. Las respuestas están disponibles en el marco de la tradición y la halajá, como lo estaban cuando la jasidut revolucionó el judaísmo asquenazí en el siglo XVIII y el musar creó el mundo de las yeshivás de finales del siglo XIX. No podremos vivir para siempre basándonos en los monumentos del Holocausto o en eslóganes sionistas que desmienten la realidad de nuestra situación aquí en la tierra de Israel. Necesitamos una nueva forma de gobernar aquí, reformar nuestra política y hacerla más representativa.

La Torá debe ser liberada de las cadenas de la política partidista que actualmente la asfixia. La Torá pertenece a todos los judíos y debe ponerse a disposición de todos los judíos. Reformar, editar, cambiar y mejorar la Torá es ahora, como siempre lo fue, una receta segura para el desastre y la asimilación en el mundo judío. Pero tenemos que echar una nueva mirada a nuestras escuelas y a nuestras normas sociales para poder establecer claramente cuáles son nuestros objetivos. Puede haber diferentes maneras de alcanzarlos, pero tiene que haber un consenso sobre cuáles son los objetivos reales. Es tiempo de renovación y de pensar de forma nueva y diferente. El invierno se nos echa encima. Pensemos bien en alcanzar el calor de la primavera que seguramente llegará.

Fuente: torah.org

avatar_default

Séfora es una mujer adulta con corazón de niña, cree fuertemente en que el único sentido del hombre es ético y como tal tiene una misión en la vida. Quiere recuperar una tradición perdida y agradece a Dios todos los días haber nacido como mujer. Le gustaría llegar a ser excelente ama de casa un día. Recuerda que la raíz de su nombre es hebrea (Tzipora) y quiere decir pájaro, símbolo de la libertad; para ella, el bien más preciado. Ve en el judaísmo una fuente de vida muy valiosa y se acerca a rabinos, escritores y personajes judíos para interpretar su mundo. Busca traducir palabras bellas para que más personas puedan encontrase en este mar.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí