avatar_default

Enlace Judío – Existe la posibilidad de que Israel deba imponer un toque de queda nocturno en Pésaj, dijo este domingo el comisionado del gobierno para coronavirus, Najman Ash.

En declaraciones a la estación Radio del Ejército, Ash explicó que los funcionarios de salud están monitoreando las consecuencias de las congregaciones que ocurrieron en Purim y del nuevo paso en la reapertura económica que dio Israel este día, informó The Jerusalem Post.

Este año, Pésaj comienza el 27 de marzo, solo cuatro días después de las elecciones generales.

“Creo que si vemos claramente que la reapertura nos pone en peligro, incluso antes de las elecciones, podríamos necesitar tomar una decisión dolorosa”, dijo Ash, y agregó que, de ser necesario, el esquema podría ser similar al implementado en Purim, que requirió que los israelíes permaneciera a menos de 1,000 metros de sus hogares entre las 8:30 p. m. y las 5:00 a. m.

“Sin embargo, espero que podamos celebrar Pésaj con nuestras familias”, enfatizó.

Ash también dijo que cree que el requisito de que las personas siempre usen un cubrebocas al aire libre podría cancelarse ya que su efectividad es limitada.

Sin embargo, dado que hay otras situaciones en las que el uso de un cubrebocas sigue siendo importante, por ahora no va a haber un cambio en la regulación.

“El objetivo aquí no es generar más confusión, dónde sí y dónde no. Entonces la normativa permanece, pero el punto es que la Policía no la haga cumplir en tales áreas”, señaló.

La esperanza, dijo el comisionado, es que los 3.5 millones de israelíes que ya están completamente vacunados ayuden a proteger a otras personas, de modo que la reapertura de actividades comerciales, escuelas y eventos no conduzca a un rebrote.

El número R, o tasa de reproducción del virus, ha aumentado en los últimos días y se situó en 1.02 el domingo, según las autoridades gubernamentales, lo que indica un ligero incremento en cuanto a los contagios, luego de semanas de declive en la curva epidémica.

Esto significa que cada persona infectada con COVID-19 contagia en promedio a más de una persona.

El número R ha estado generando preocupación entre los funcionarios de salud, mientras que otros, incluido el primer ministro Benjamín Netanyahu, han enfatizado que en este punto, gracias a la campaña de vacunación, lo que importa es la cantidad de personas vacunadas y pacientes en condiciones graves.

Después de varios días de disminución constante, el número de pacientes en condiciones graves aumentó el domingo a 710.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí