El presidente de la Knéset, Amir Ohana, amenazó con establecer un alto tribunal además de la Corte Suprema de Justicia si esta anula la primera ley de la reforma judicial del gobierno de Benjamín Netanyahu, informó Haaretz.

La Corte Suprema, que analiza los recursos contra las actuaciones del gobierno, nunca ha anulado ninguna de las Leyes Básicas de Israel, que se consideran casi constitucionales.

La mayoría de los jueces de la Corte Suprema de Justicia de Israel criticaron duramente el proyecto de ley que elimina el principio de razonabilidad, aprobado en la Knéset como una enmienda a la Ley Básica: Poder Judicial.

La ley impide a la Corte revisar las decisiones del gobierno mediante el principio de razonabilidad.

Según la ley israelí, “razonabilidad” se refiere a un equilibrio entre los intereses políticos y públicos en la toma de decisiones. Una decisión “irrazonable” es aquella que “se centra desproporcionadamente en intereses políticos sin tener en cuenta la confianza pública y su protección”. Se aplica principalmente a decisiones administrativas y nombramientos gubernamentales.

En una entrevista con el periódico israelí Yediot Ahronot, Ohana advirtió que “si los jueces dan un paso sin precedentes, el gobierno considerará el establecimiento de un nuevo tribunal constitucional” que funcione como Corte Suprema.

“En un tribunal constitucional, que estará autorizado para discutir las cuestiones constitucionales existentes, aunque no existe una Constitución en Israel que discuta valores, visiones y conceptos ideológicos, no hay ninguna ventaja para los jueces”, dijo Ohana. “En él también podrán participar representantes del público de diversos ámbitos. Este es uno de los muchos proyectos de ley que seguramente se discutirán si es necesario”.

Si bien cualquier fallo adverso desencadenará una respuesta legislativa, “uno no debe descartar ideas antes de avanzar en las discusiones”, argumentó el jueves Danny Danon, diputado del Likud al igual que Ohana, y enfatizó: “en el Estado de Israel, los fallos judiciales se respetan, punto”.

“Pero en un país democrático es posible comentar una sentencia de la Corte Suprema. Lo que sucederá es que habrá una respuesta parlamentaria en forma de legislación”, dijo al Canal 12.

Unos días antes de la audiencia de la Corte Suprema para examinar los recursos presentados en contra la Ley de Razonabilidad, Ohana advirtió que la Knéset “no aceptará sumisamente que sea pisoteada” por parte del Poder Judicial.

“Sugiero a la Corte y a sus jueces: conozcan los límites de su poder”, dijo Ohana en la Knéset el pasado miércoles. “En una democracia, ningún poder es omnipotente. El Poder Legislativo lo ha entendido. Ahora es tu turno”.

El ministro de Justicia, Yariv Levin, quien presentó la reforma, calificó la audiencia de no autorizada y la describió como un “golpe fatal a la democracia y al estatus de la Knéset“.

“Las mismas discusiones sobre la posibilidad de anular las Leyes Básicas, que son la cima de la pirámide legal en Israel, y la posibilidad de declarar al primer ministro no apto para el cargo son un golpe fatal al gobierno de la mayoría”, dijo Levin a principios de esta semana.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudío