(JTA) – Una maestra de escuela secundaria en un distrito en las afueras de Houston, Texas, fue despedida supuestamente por leer en voz alta un pasaje sexual del diario de Ana Frank a alumnos de octavo grado, dijo el distrito a las noticias locales.

ANDREW LAPIN

El pasaje proviene de una versión gráfica de 2018 del diario de la mundialmente famosa víctima judía del Holocausto que restauró algunas partes del libro original eliminadas inicialmente de las ediciones más conocidas.

El diario de Ana Frank: La adaptación gráfica” también ha estado en el centro de varias otras controversias recientes relacionadas con libros en las escuelas públicas: fue retirado brevemente de otro distrito de Texas, eliminado permanentemente de un distrito de Florida y ha pasado varios meses bajo revisión en otro distrito de Florida; un legislador judío republicano en Florida lo ha llamado “pornografía de Ana Frank”.

“En clase se leyó una versión del libro ‘El Diario de Ana Frank’ no aprobada por el distrito”, dijo Mike Canizales, portavoz del Distrito Escolar Independiente de Hamshire-Fannett, a un canal de noticias local. La maestra fue enviada a casa la semana pasada y reemplazada por un sustituto, y “hay una investigación activa”, continuó Canizales.

Según se informó, la versión gráfica del diario de Frank estaba en una lista de lectura que la escuela envió a los padres al comienzo del año escolar, aunque los funcionarios del distrito afirmaron que nunca había sido aprobada para su uso en el aula. La maestra despedida había leído partes del diario en voz alta en clase, además de asignar a los alumnos que lo leyeran.

En el libro, adaptado por Ari Folman y David Polonsky, un pasaje fechado el 24 de marzo de 1944 muestra a Ana describiendo los genitales masculinos y femeninos, incluidas descripciones del “clítoris” y el vello púbico. Las palabras son realmente de Ana y aparecen en el borrador inicial escrito a mano del diario. El pasaje viene inmediatamente después de otro que describe “el sonido de los disparos” cuando los soldados nazis atacaron a las fuerzas aliadas que se lanzaban en paracaídas desde un avión que se estrellaba.

“Ya es bastante malo que les haga leer esto como tarea, pero también les obliga a leerlo en voz alta y hace que una niña pequeña hable sobre tocarse los senos y cuando ve a una mujer entra en éxtasis, eso no está bien”, dijo a las noticias locales un padre de gemelos en la clase. El padre se refería a otro pasaje del libro, en el que Ana describe brevemente sus sentimientos latentes hacia otra niña, que algunos padres y activistas conservadores dicen encontrar objetables.

El día antes de despedir a la maestra, el distrito alertó a los padres que se había leído en voz alta contenido “inapropiado” en clase. “La lectura de ese contenido cesará de inmediato. La maestra de su alumno pronto les comunicará sus disculpas a ustedes y a sus alumnos, tal como nos las expresó a nosotros”, escribió el distrito en un correo electrónico.

El Fondo Ana Frank, la fundación con sede en Suiza que supervisa los derechos de autor del diario de Frank y autorizó la nueva adaptación gráfica, ha defendido la obra en el pasado. “Consideramos que el libro de una niña de 12 años es una lectura apropiada para sus compañeros”, dijo Yves Kugelmann, miembro de la junta directiva, a la Agencia Telegráfica Judía.

Libros judíos como “El diario de Ana Frank”, “Maus” y “The Fixer” se han visto frecuentemente atrapados en un esfuerzo más amplio, liderado por los conservadores, para purgar las escuelas de material que los activistas consideran inapropiado, en gran parte por contenido que involucra sexualidad, identidad de género y raza. Los profesores se enfrentan cada vez más a censuras y despidos por incluir en clase libros controvertidos, incluido el del escritor racial Ta-Nahisi Coates.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción