avatar_default

Enlace Judío México – Las semanas anteriores han creado un cisma en las relaciones diplomáticas entre Israel y Polonia, ya que el presidente de este país europeo acaba de firmar una ley que penaliza el discurso que atribuye a Polonia los crímenes cometidos por la Alemania Nazi, desatando muchas críticas por que se teme que esto pueda coartar la libertad de expresión y que agrave la crisis de antisemitismo que vive Europa.

Ante la oleada de críticas a la ley, el gobierno polaco emitió un comunicado, explicando su postura. Para aclarar algunas dudas que surgen ante este texto, Enlace Judío solicitó a la embajada una entrevista exclusiva, que amablemente nos concedió Paweł Woźny, Primer Consejero de Asuntos Políticos y de Prensa de la Embajada de la República de Polonia en México.

Enlace Judío: Esta ley prohibe atribuir los crímenes de la Alemania Nazi a la nación polaca, prohibe el uso del término “campos de exterminio polacos”, y hay una pena de hasta 3 años de cárcel. ¿Por qué en este momento se decide legislar de esta manera?

Paweł Woźny: La intención del gobierno polaco y de las autoridades polacas al promulgar esta ley es defender el buen nombre de Polonia y contrarrestar las falsedades históricas que lamentablemente han crecido en muchos países y se han vuelto opiniones comunes basadas en suposiciones totalmente falsas.

Antes de promulgar esta ley, tanto el gobierno como las embajadas de Polonia en varios países, hacían esfuerzos para desmentir algunas formulaciones falsas sobre la historia, como por ejemplo precisamente los “campos de exterminio polacos” o los “campos de concentración polacos”, que lamentablemente se repetían muchas veces en los periódicos, en los medios o hasta en declaraciones oficiales en varios países del mundo.

A pesar de estos esfuerzos de la diplomacia polaca para explicar que no fueron “campos de concentración polacos”, sino “campos de concentración alemanes nazis” construidos en Polonia, no fue suficiente.

Desafortunadamente esas expresiones siguen apareciendo en muchos países del mundo y causan mucha confusión porque mucha gente que a lo mejor no tiene conocimiento detallado de la historia, de esta trágica historia de la Segunda Guerra Mundial, no entiende esa expresión como los campos de concentración o campos de exterminio construidos y manejados por los polacos. Eso no solamente es un malentendido, sino que es una falsedad grave de la cual resultan acusaciones de responsabilidad o corresponsabilidad de Polonia como país, como nación, en los crímenes cometidos por los alemanes nazis.

Lamentablemente podría citar varios ejemplos que mucha gente en algunos países del mundo piensa que realmente los polacos, como pueblo, como nación, fueron responsables de esta tragedia o corresponsables del Holocausto y que fueron aliados de los alemanes nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Lo cual es totalmente falso. Y como estos esfuerzos de la diplomacia no fueron suficientes, las autoridades polacas decidieron enmarcar este esfuerzo en un marco legal.

Hacerlo como una ley simplemente para dar una base legal y aumentar estos esfuerzos contra la falsificación de la historia.

Después de un análisis bastante detallado, nosotros como Embajada también trabajando simplemente para presentar la verdad y tratar de contrarrestar estas falsedades históricas, estamos informando al gobierno y a la cancillería polaca sobre por ejemplo el número de estas formulaciones falsas como “campos de concentración polacos”.

La Cancillería estuvo recopilando información de varias embajadas de Polonia en el mundo y este gobierno llegó a la conclusión de que la diplomacia ya no es lo suficiente, que realmente a pesar de los esfuerzos de la diplomacia polaca, estas afirmaciones falsas siguen apareciendo. Estas opiniones falsas o malentendidos graves se siguen difundiendo en el mundo.

EJ: ¿Por qué en Israel lo tomaron de forma tan grave?

PW: Yo no estoy autorizado para opinar acerca de las relaciones de Israel, pero puedo expresar mi opinión. Estoy un poco sorprendido. Creo que todo el gobierno polaco está un poco sorprendido con la reacción de Israel porque esta ley había sido consultada antes.

El proyecto de la enmienda a la ley fue notificada al centro legislador del gobierno polaco en marzo de 2016, hace casi 2 años, y fue un proyecto que no fue nada oculto. Fue un proyecto que se discutió, que se debatió, que fue accesible al público. También la parte israelí tuvo la oportunidad de conocer este proyecto. Además realizaron varios encuentros y consultas con la embajada de Israel en Polonia.

Hubo una declaración conjunta, a finales de 2016 entre Israel y Polonia sobre la expresión “campos de concentración polacos” o “campos de exterminio polacos”. Las dos partes, tanto la polaca como la israelí estuvieron de acuerdo en que es una afirmación falsa, que no debería de usarse en ninguna parte. Por eso es un poco sorprendente la reacción de Israel tan crítica con esta ley.

Pero yo pienso que también hay una buena noticia, que después de las consultas dentro de la parte polaca e israelí, el primer ministro Netanyahu y el primer ministro polaco Morawiecki, decidieron formar grupos de trabajo en los cuales se va a discutir el tema. Se va a abordar el tema no solamente de esta ley sino de las relaciones polaco-judías, del Holocausto como tal y cómo podemos colaborar en explicar bien nuestro pasado histórico, de manera abierta y sincera.

Quisiera subrayar que esta ley no prohibe condenar los casos lamentables de polacos que colaboraron con los alemanes o aquellos que persiguieron a los judíos durante la guerra, porque también hubo casos así, criminales y condenables. Esta ley no prohibe la investigación, no prohibe investigar estos casos. Sino lo que prohibe es atribuir al pueblo polaco como tal o a la nación polaca en general la responsabilidad o corresponsabilidad de los crímenes cometidos por los alemanes nazis.

Estos grupos de trabajo van a servir para explicar todos los posibles malentendidos o cosas que no están muy claras. Pienso que es una buena señal, una buen esperanza, que van a trabajar y explicar todo lo que no está claro, y sentar las bases para un buen diálogo entre Polonia e Israel, que yo pienso que sigue existiendo un buen diálogo entre Polonia e Israel.

Israel es un socio muy importante para Polonia y queremos que así continúe. Entre amigos a veces hay cosas poco claras y malentendidos que tienen que explicarse.

EJ: ¿Israel sabía que esto se iba a convertir en ley?

PW: Yo tengo entendido que cuando la declaración se hizo a finales de 2016 y el proyecto de ley se entregó al centro legislativo del gobierno en marzo, el proyecto ya era conocido. Todavía estaba en consultas pero ya era una cosa que se conocía. Por eso digo que nos sorprende un poco la reacción tan crítica de nuestros amigos israelíes.

EJ: Hoy el comité de asuntos exteriores de la Knéset pidió que la embajadora de Israel en Polonia regresara. La cuestión sigue candente…

PW: Entiendo que hay muchas emociones y muchos comentarios en torno a esta ley, por eso es muy importante que se explique el propósito y el contenido de la ley, porque pienso que a veces los malentendidos o discusiones surgen de cierto desconocimiento. Algunos detalles tal vez no se conocen o algunas cosas se interpretan de manera un poco errónea. Por eso es importante seguir con el diálogo y explicar todos los detalles que pueden estar poco claros.

Estamos realmente a favor de un diálogo entre Polonia e Israel tanto en el nivel de estos grupos de trabajo como en el nivel de los primeros ministros, del gobierno. Pienso que la única solución es un diálogo fraternal entre amigos para explicar todo lo que no está claro.

EJ: Entre los círculos académicos lo que ha levantado más controversia es la decisión de penalizar, porque eso implica en cierto nivel que hay un dolo, que la persona que hace esto tiene una mala intención de hacerlo ¿Quién se beneficiaría de la mentira histórica?

PW: La ley tiene como fin penalizar las malas intenciones, las declaraciones conscientes, malintencionadas de presentar a todo el pueblo polaco como el culpable del Holocausto o de los crímenes de la Alemania Nazi. No sabría decir quién estaría interesado en propagar estas mentiras. Pienso que la gente que conscientemente propaga esta mentira es enemiga tanto de Polonia como de Israel.

Pero también quisiera mencionar que la penalización de estas declaraciones va de acuerdo con la legislación en varios países, también en Israel. Porque en Israel y en varios países, incluida Polonia, la mentira sobre el Holocausto se penaliza. Si alguien niega el Holocausto es penalizado. La enmienda a la ley en Polonia se inscribe en el mismo marco jurídico. Para nosotros la mentira contra Auschwitz o el Holocausto, no es solamente negarlo, sino también mentir sobre los autores del Holocausto.

Porque es atribuir la responsabilidad por el Holocausto, no a los culpables verdaderos, sino de hecho a las víctimas, porque los polacos también fueron víctimas de la ocupación nazi y del exterminio nazi.

EJ: Dicen que la ley es un intento de encubrir la participación generalizada de los polacos en la persecución judía ¿Pueden negar tajantemente que hubo participación del pueblo en esta persecución?

PW: No negamos que hubo casos de polacos quienes lamentablemente colaboraron con los alemanes nazis en la persecución de los judíos. Y estos casos son absolutamente condenables y la ley no prohibe la investigación ni tampoco la mención sobre estos casos concretos e individuales de la colaboración con los alemanes nazis.

La intención de la ley es cómo contrarrestar las opiniones generalizadas o las declaraciones generalizadas que atribuyan a todo el pueblo polaco o a los polacos en general la responsabilidad por el Holocausto. Por eso se crean malinterpretaciones de la historia que son realmente dolorosas.

Si me permiten les voy a contar una anécdota. Hace poco estuve en Honduras y hablé con una señora distinguida que fue parte de la élite intelectual de aquél país. Ella es de origen polaco y de hecho su familia fue salvada en Polonia por los polacos, quienes arriesgando su propia vida. Ella es judía. Su familia judía en Polonia fue salvada por los polacos. Vale la pena recordar que Polonia durante la Segunda Guerra Mundial fue el único país donde ayudar a los judíos fue penalizado con pena de muerte por los alemanes. Muchos polacos perdieron su vida por haber ayudado a los judíos.

Volviendo a esta historia, es una señora que salió de Polonia, después estudió en EE.UU. y finalmente se estableció en Honduras. Además muy simpática y muy buena persona. Estuvimos hablando de la historia del Holocausto. Ella es consciente de que su familia fue salvada gracias a los polacos.

Y cuando hablamos del Holocausto y del campo de concentración de Auschwitz, yo le dije en algún momento que ahí perdieron la vida más de 100 mil polacos y ella se sorprendió mucho, me miró y me dijo, “¿Cómo es posible? Si los polacos fueron aliados de los alemanes”.

Simplemente no tengo comentarios. Es una falsedad histórica absoluta. ¿Cómo se puede pensar que nosotros, siendo también víctimas de la ocupación nazi, los polacos fuimos aliados de los alemanes?

Bueno, la intención de la ley es penalizar estas afirmaciones generales que los polacos fueron responsables por el Holocausto; que los polacos fueron responsables del genocidio. Porque es de alguna manera difamar el buen nombre de Polonia como nación, como pueblo.

Subrayo: que esto de ninguna manera prohibe las investigaciones sobre los casos concretos que también existieron. No impide la investigación histórica, la discusión histórica, la actividad artística. En la ley está dicho expresamente en el artículo 55a que la investigación histórica, las discusiones históricas y la actividad artística no entran en el marco de la ley.

EJ: Es difícil porque existe esta percepción. Hay una sobreviviente del Holocausto que escribió una carta y dijo que ustedes trabajaron junto con los nazis y que no pueden absolverse por los campos de la muerte.

PW: Son afirmaciones que nos duelen. Vale la pena recordar que durante la Segunda Guerra Mundial, Polonia perdió la 1/5 parte de su población. Seis millones de polacos fueron asesinados por los alemanes. Es un hecho muy doloroso que alguien nos atribuya a nosotros algo de lo que también fuimos víctimas, de la Segunda Guerra Mundial y de la agresión nazi.

Hubo casos lamentables de polacos que colaboraron con los nazis. Hay que admitirlo y hay que condenarlo, pero no se puede admitir que toda la nación polaca o todo el pueblo polaco fue responsable por los campos de concentración. Los campos fueron construidos por los alemanes, no hay ninguna duda sobre eso.

Hasta el ministro de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, admitió hace poco que los alemanes asumen plena responsabilidad del Holocausto, y asumen plena responsabilidad de la construcción y de la dirección de los campos de concentración, que no se puede atribuir esta responsabilidad a otras naciones.

Por eso nos duelen mucho estas afirmaciones de que los polacos son los responsables por los campos de concentración, porque fueron construidos en la Polonia ocupada por los alemanes nazis, donde vivían muchos judíos. Antes de la guerra viviron en Polonia más de 3 millones de judíos y formaban parte de la cultura polaca, de la vida cotidiana de Polonia.

Hay que recordar que los judíos desde hace muchos años o siglos, vivieron en Polonia, conviviendo con los polacos, formando parte de la historia de Polonia, de la cultura de Polonia y hubo casos obviamente de conflictos.

Pero Polonia fue el país con más población judía dentro de Europa y esto fue por una razón: mientras en otros países los judíos fueron perseguidos o expulsados de otros países, por alguna razón venían a Polonia, porque ahí gozaban de derechos. Aunque hubo conflictos y malentendidos, en Polonia podían vivir libremente.

No hubo casos de expulsiones masivas de judíos de Polonia o de persecuciones masivas. Y por eso Polonia fue el país donde el mayor número de judíos de Europa se establecieron e hicieron su vida. Pero luego lamentablemente eso se convirtió en su tragedia, porque los alemanes al invadir Polonia establecieron los campos de concentración porque ahí vivía el mayor número de judíos

EJ: Este fin de semana la ex ministra de Educación, expone una declaración del ex presidente polaco Lech Kaczynski, quien fue a verla y le dijo, “Alemania se ha comprado el perdón de Israel con dinero y Polonia no tenía nada que ofrecer”. ¿Qué opina usted de estas declaraciones?

PW: Creo que tampoco estoy autorizado para comentar las declaraciones del expresidente polaco, que en paz descanse. Creo que no tengo autoridad ni suficiente conocimiento para comentar estas declaraciones. Pienso que Polonia nunca pensó ni comprar la amistad de nadie, ni comprar el silencio de nadie, ni comprar la actitud favorable de nadie.

Polonia siempre trató de defenderse con los hechos, con los historiadores, con los diplomáticos. Siempre trató de defender su posición utilizando el diálogo. No quiero hablar del dinero, pero simplemente nosotros nunca pensamos comprar a nadie ni comprar la amistad de nadie.

Pienso que lo doloroso es que a veces estas opiniones difundidas en el mundo, a lo mejor lo que quiso decir el expresidente Kazcynski que curiosamente se acusa más a los polacos que a los alemanes. Que como es posible que se acusara tanto en los medios o en las declaraciones de los políticos en el mundo a los polacos por antisemitismo o por presunta responsabilidad en el Holocausto, sin mencionar a los autores verdaderos que fueron los alemanes.

Y lo admitió precisamente el ministro de Exteriores de Alemania, Sigmar Gabriel, que los alemanes asumen plena responsabilidad por el Holocausto.

Nos duele por qué en muchos países del mundo no se dice nada de los alemanes o incluso se dice “los campos de concentración nazis”, que bueno, no todos entienden que es la palabra “nazi”. Los “alemanes nazis”. Con toda la amistad que tenemos con los alemanes, son nuestros vecinos, son amigos, son socios muy importantes, no se pueden negar los hechos. Fueron campos de concentración alemanes nazis.

Y a veces intencionalmente, a veces no, pero esta palabra se omite. “Campos de concentración nazis”. ¿Quiénes son los nazis? Se dicen que fueron los alemanes, pero muchas veces mencionan el nombre de los polacos. Los polacos supuestamente son antisemitas. Supuestamente son responsables por el Holocausto. Los campos de concentración fueron polacos. Y eso duele, porque nosotros no fuimos los perseguidores. Fuimos las víctimas también y queremos que el mundo lo entienda.

EJ: ¿Usted no ve que haya antisemitismo en Polonia?

PW: Hay casos como en varias naciones que hay algunos grupos minoritarios que son antisemitas o declaran su enemistad en contra de los judíos, pero son una minoría, son grupos marginados. Nunca el antisemitismo ni el Holocausto, ni la persecución contra los judíos, nunca fue una ideología del gobierno polaco, ni la ideología oficial de Polonia.

EJ: Una pregunta justamente sobre el antisemitismo. Una de las principales preocupaciones de la comunidad judía en Polonia es que pueda haber un repunte en los casos de antisemitismo, como una suerte de reacción justamente porque muchos polacos se sienten dolidos por la mentira histórica que usted mencionaba. Llevan décadas muchos polacos sabiendo que esto es una confusión, que es un error histórico y entonces ahora que empieza a cambiar un poco el tema de manera internacional, muchas comunidades judías en Polonia temen, y comunidades judías alrededor del mundo, temen que esto de pie a un resurgimiento en estas expresiones de antisemitismo o de nacionalismo polaco. ¿El gobierno polaco está tomando alguna medida para evitar esto en términos educativos o reforzar las leyes ya existentes?

PW: Ojalá que no suceda lo que dice, que no resurja el antisemitismo, pero lo que hace el gobierno polaco es, tratando de calmar los ánimos, cuando hay muchas emociones, cuando surge una discusión, pueden surgir posiciones radicales y es lo que el gobierno de Polonia trata de evitar. Primero, manteniendo el diálogo con el gobierno de Israel, cuya expresión es la creación de esos grupos de trabajo para que expliquen todas las cosas poco claras.

Y también hay una campaña de información dirigida también hacia Polonia, hacia el mundo obviamente, pero también hacia los propios polacos. Tanto el presidente Andrej Duda, como el primer ministro Mateusz Morawiecki, se dirigieron al pueblo polaco, tuvieron un mensaje para los medios precisamente para subrayar por un lado las intenciones de la enmienda a la ley sobre el Instituto Nacional de Memoria, como también para subrayar que nosotros estamos interesados en construir buenas y amistosas relaciones con Israel y con el pueblo judío.

Que la intención de la ley de ninguna manera es crear algún tipo de resentimiento entre los polacos y los judíos. Todo lo contrario. Queremos seguir construyendo buenas relaciones en base a la verdad histórica.

Eso fue lo que subrayó tanto el primer ministro Morawiecki como el presidente Duda, en un mensaje para el mundo pero también hacia los polacos, que los judíos son nuestros amigos y forman parte de la historia de Polonia, pero sobre esta historia hay que decir la verdad. Hay que decir la verdad también sobre los casos lamentables de los polacos que colaboraron con los nazis, pero hay que decir la verdad también sobre los muchos polacos que ayudaban a los judíos arrriesgando su propia vida. Y hay que construir buenas relaciones entre los estados y entre los pueblos.

Fue un mensaje fuerte que se dirigió también a Polonia.

EJ: La ley, que todavía no entra en vigor, y está en manos de una corte…

PW: Sí. La ley ya ha sido aprobada por el Parlamento, por la Cámara Baja y por el Senado. Ya la firmó el presidente, sin embargo él utilizó su facultad de dirigir la ley a revisión por el Tribunal Constitucional de Polonia para que revisara ciertos artículos de la ley, sobre todos los artículos que fueron criticados por posible limitación a la libertad de expresión, porque como saben, uno de los reproches fue que podría limitar la libertad de expresión, que pudiera provocar miedo entre los investigadores, que no pudieran decir nada crítico o que no pudieran investigar casos concretos de colaboración de los polacos con los alemanes porque se penalizará y que de esta manera se restringiría la libertad de expresión y de investigación.

No es la intención de la ley, pero el presidente la dirigió al Tribunal Constitucional de Polonia para que se pronuncie sobre la conformidad de la ley con la Constitución de Polonia que obviamente garantiza la libertad de palabra, de expresión, de investigación. La situación legal es así, que ya la ley va a entrar en vigor pronto dentro de unos días, pero mientras tanto el Tribunal Constitucional está investigando y si el Tribunal decide que algunos artículos no están de acuerdo con la Constitución, la ley tendrá que enmendarse o tendrán que suspenderse estos artículos.

EJ: En abril será la “Marcha de la Vida”, cuando van jóvenes judíos a visitar los campos de concentración. ¿Qué siente el pueblo polaco con estas marchas?

PW: Pienso que forma parte de la realidad de Polonia, que los judíos vengan a visitar los campos de exterminio, tienen todo el derecho de hacerlo y además es muy importante para conocer la historia, obviamente con el fin de que nunca se repita.

Los polacos los reciben de manera totalmente normal y amistosa como los huéspedes de Israel que quieren conocer parte de la Historia de sus antepasados, de los judíos. La parte de la historia trágica del pueblo judío y de Polonia también. Una tragedia que de alguna manera nos unió, diría yo. Porque nos unió en el dolor y en el sufrimiento y para los polacos también es importante que esta memoria se preserve, que nunca olvidemos lo que fue el Holocausto, lo que fue la Segunda Guerra Mundial, lo que fue la tragedia de los judíos, de los polacos, de los rusos, de los gitanos, de todos los pueblos que fueron víctimas de la agresión nazi.

Pienso que Polonia también está haciendo el esfuerzo para rememorar estos hechos trágicos, no solamente en los propios campos de concentración que son museos, visitados por personas de todo el mundo, sino que también hace unos años se inauguró el nuevo museo de la historia de los judíos en Varsovia, llamado Polin.

Este museo precisamente sirve para mostrar la historia del pueblo judío en Polonia, que como dije, formó parte por muchos siglos de la historia de Polonia, de la cultura polaca, y este museo pretende mostrarlo, también obviamente presentar la tragedia del Holocausto, y uno de sus fines es conocer la verdad histórica y construir buenas relaciones entre los polacos y los judíos contemporáneos. Hay que recordar la historia pero también hay que construir buenas relaciones entre los pueblos hoy en día. Podemos cooperar, podemos ser socios y amigos. Esa es la idea.

Yo como representante de la Embajada de Polonia quiero subrayar que Polonia es un país que no es perfecto, nadie es perfecto en el mundo, pero queremos ser siempre amigos del pueblo judío, estamos abiertos a una discusión a una conversación sincera sobre nuestro pasado y nuestra historia que muchas veces fue trágica, muchas veces fue dolorosa, hubo casos lamentables en la historia, pero también hubo muchos casos de polacos que ayudaron a judíos durante la Segunda Guerra Mundial y muchos de ellos fueron reconocidos por el Instituto Yad Vashem como los “Justos Entre las Naciones” y la mayor parte de ellos son más de 6 mil polacos, precisamente por haber ayudado a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial durante esos años tan trágicos.

Mi mensaje es que Polonia y el pueblo polaco siempre está abierto a un diálogo, a una cooperación amistosa con el pueblo judío y una cooperación basada en la verdad histórica.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

  1. En el Holocausto Salvo honrosas excepciones, los polacos fueron colaboracionistas de los alemanes y victimarios de los judios.
    Aun hoy, muchos polacos son antisemitas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí