Enlace Judío México – En las plegarias de Rosh Hashana llamamos a la festividad el “día en que Tu Creación comenzó.” Por la forma en que está escrita la oración, parecería implicar que Rosh Hashaná fue el primer día de la Creación; si embargo, por la tradición sabemos que fue el sexto día de la Creación, el día en que D-os creó al hombre. Si la Creación comenzó cinco días antes ¿por qué entonces el día en que D-os creó el hombre es llamado “el primer día de Su Creación”?

El sentido absoluto del universo es la existencia del hombre – que podamos usar todas nuestras habilidades para transformar el mundo corpóreo en un mundo que esté bajo el dominio de D-os. Por ejemplo, imagina que organizas una cena formal con un invitado de honor. Te aseguras que todo lo que pueda necesitar o desear esté preparado antes de que el huésped llegué. Así mismo, D-os quería crear el mundo entero antes de crear al hombre, para que Adán pudiera tener todo a su disposición antes de crear su misión divina. Que todo haya sido creado en preparación a su llegada es a la vez un privilegio y una responsabilidad.

“Todo lo que D-os ha creado, fue creado únicamente para honrarlo.” Todo en el Universo tiene potencial sagrado y la única forma en que ese potencial se actualiza es a través del hombre; cuando el hombre usa la Creación para completar metas espirituales. Ése es el “honor” que D-os desea, y nos ha dado todas las herramientas necesarias para convertir en realidad dicho potencial.

Sin el hombre en el mundo, los primeros cinco días de la Creación no hubieran tenido propósito. El Universo sería esencialmente un sinsentido. Únicamente con la llegada del hombre la totalidad de la existencia pudo obtener un nivel espiritual mayor y una realidad nueva. El último día de la Creación en realidad fue el primer día en que todo pudo llegar a ser. Por esta razón el sexto día es llamado un “comienzo.” Esa transformación tan descomunal se repite cada año con Rosh Hashaná. Cuando coronamos a D-os como Rey aceptamos su autoridad sobre nosotros, entonces le damos nuevamente significado a todo el universo creado. Al reafirmar nuestro propósito como sirvientes de D-os le damos existencia real a todo lo que es.