avatar_default

Enlace Judío México e Israel – El doctor Francisco Moreno es el jefe de Medicina Interna del hospital ABC, y fue uno de los primeros en atender a pacientes con covid-19 en México. Esta es su visión de la pandemia. 

 

El doctor Francisco Moreno, jefe de Medicina Interna del hospital ABC, conversó con nuestra colaboradora Carol Perelman sobre su experiencia a lo largo de esta epidemia de covid-19. Nos ofrece una visión particular de las cosas desde la posición de quien ha tratado ya a un gran número de enfermos.

Lo primero que indagamos es si la epidemia, que a estas alturas ya alcanzó a más de 2,000 personas, viene con la fuerza que el experto anticipaba.

“No tenía por qué ser diferente el caso de México al resto del mundo. El número de casos va incrementándose conforme va pasando el tiempo después del primer caso. Al principio hablábamos de casos eran de personas que venían del extranjero. Y ya cuando hay una transmisión comunitaria el número de casos se dispara en una forma muy importante. Estamos en esta situación en donde cada vez hay más infectados y cada vez hay más gente que infecta a más gente. Ojalá que esto se puede mitigar con el “No salgas, quédate en tu casa”, esas medidas han sido adecuadas porque lo que tratas es que tu curva no sea exponencial sino que la trates de mitigar un poco.”

Respecto a su experiencia particular en el hospital ABC, Moreno dice que “es interesante porque el tipo de paciente que tratamos en el hospital fueron los primeros afectados. Son pacientes que viajan, que se encontraban en algún tipo de vacaciones, ya sea en Colorado, ya sea en Europa.”

Esta primera ola de pacientes llegó directamente a las manos del doctor Moreno y su equipo. “Yo siento que ahorita el problema va a ser hacia la Asistencia Pública por el contagio comunitario. ¿Qué ha pasado? Ha pasado lo mismo que en el resto del mundo. Un 80% de pacientes con un cuadro leve, incluso hasta un 20% completamente asintomático.”

De hecho, ha habido pacientes que, dice, se hacen la prueba por precaución o porque se los pidieron en sus empresas, y descubren que, aunque jamás presentaron síntomas, sí estuvieron infectados con el SARS-cov-2. “Hay otros que pierden el olfato como único síntoma, otros sí presentan un cuadro de fiebre, malestar general. Entonces por eso es una infección difícil de llevar, no hay una regla de cómo se va a presentar.”

Sigue: “Hemos tenido pacientes que hemos tenido que hospitalizar, el hospital está ampliando ya el área de lo que llamamos Covid. Es un área totalmente aislada dentro del hospital, aquí en Observatorio. Santa Fe no se ha tocado. Y tenemos pacientes intubados y tenemos pacientes bajo vigilancia porque presentan bajas en oxigenación, no porque necesiten máquina ventilatoria sino porque necesitan oxígeno en flujos altos.”

Hasta el día en que nos concedió esta entrevista, el doctor Moreno contaba con un saldo blanco. “Estamos trabajando, llevamos protocolos como los de otras partes del mundo. La información sale a granel. Hay más de 150 ensayos clínicos al rededor del mundo. Pero desafortunadamente muchos son experiencias de un hospital. ‘Aquí en el hospital usamos esto y nos dio este resultado’, y luego ves en otro hospital y no dio el mismo resultado, es que no están todas las variables ajustadas. Hay tratamientos que son muy buenos en un inicio pero no son buenos en una enfermedad avanzada y eso es lo que estamos conociendo.”

Sobre el comportamiento del virus en los distintos países por los que ha pasado, Moreno dice que algunos de ellos no se lo tomaron muy en serio o reaccionaron tardíamente.

“El caso cero es el primer caso que tienes en el país. El caso 1 y 2 de pacientes en Italia era un pareja de chinos que viajaron a Milán y de ahí viajaron a Roma como turistas y ahí fueron hospitalizados. Ese fue el caso cero. Ahí tienes una dispersión en Italia. Al principio no se dieron cuenta de lo que sucedió y cuando se dieron cuenta de esto se encontraron con un país viejo en cuanto a edad de pacientes, una carga hospitalaria alta.”

Esta, dijo fue “de 77-78% todo el tiempo. Entonces, se enferman muchos, no tienes muchas camas y empiezan los problemas que tuvieron. Yo creo que está pasando lo mismo en todo el mundo, desafortunadamente para muchos esto era algo mítico. Pasó en Estados Unidos, en donde el mismo presidente Trump no creyó en esto y lo que vemos es que de acuerdo a los países es increíble las tasas de mortalidad. Italia está teniendo casi un 11% de mortalidad, Israel, que es de los mejores, tiene un .5%. Entonces sí hay una importante actitud de parte de la población, de parte de las medidas de gobierno para lograr que haya una adecuada identificación, un adecuado diagnóstico, un adecuado aislamiento, y medidas adecuadas para contener la diseminación.”

Los síntomas

Algunos reportes afirman que, conforme la epidemia se esparce por el mundo, los síntomas que presentan los pacientes han ido cambiando también. Sin embargo, el doctor Moreno afirma que “los síntomas no han cambiado. Los primeros reportes de China fueron de pacientes hospitalizados. Todos los que llegan al hospital tienen lo mismo: fiebre, malestar general y falta de aire. Cuando te falta el aire quiere decir que no hay un buen intercambio de oxígeno entre el oxígeno que entra a tus pulmones y el que llega a tu sangre.”

Dijo que “los primeros reportes de la enfermedad hablan exclusivamente de ese porcentaje de la población porque en China empezaron a ver estos pacientes llegar al hospital y no saber por qué y ver que fallecían y no sabían por qué. A ellos les tocó aprender de esta enfermedad en el camino, a nosotros nos llega la información un poco digerida.”

Entre los síntomas que ahora se conocen, la pérdida de olfato parece tener una importancia particular: es muy importante porque no hay otro virus que lo haga. Si alguien refiere pérdida total de olfato puede decir que tuvo covid. La percepción del olfato y gusto son respuestas neurológicas del cuerpo, así que podemos ver que el virus también afecta a nivel neurológico.

La conjuntivitis, dijo, es un síntoma común a otras enfermedades, el virus entra por las mucosas, entra por los ojos, ese no es un síntoma extraño. Los síntomas neurológicos sí son síntomas raros pero al parecer son transitorios, las personas recuperan el olfato y gusto en tres semanas sin secuelas.

También se habla mucho de la fibrosis pulmonar, dijo, que sucede en pacientes que tienen inflamación severa del pulmón, pero esto no quiere decir que cualquier persona que tiene covid vaya a ver afectada su capacidad pulmonar, eso solo le pasa a los pacientes que se ven muy graves y requieren de otras medidas para su tratamiento.”

En cuanto a los síntomas críticos que debieran motivar consulta médica y realizarse una prueba, Moreno dice que, si presentas un cuadro de tos crónica que no es normal en tu persona, dolores de cabeza no habituales o desconocidos por su intensidad, “sería bueno hacerse la prueba para evitar la diseminación del virus. Si tú sabes que estás contagiado, puedes aislarte de manera correcta.”

Respecto al confinamiento masivo, dijo que este se hace porque no hay forma de distinguir entre quienes pueden salir y quienes no. Eso cambiará cuando se realicen pruebas masivas de inmunidad.

Ante la pregunta de que pasa con un paciente recuperado tras 14 días de aislamiento, Moreno aseguró que en otros países se pide una segunda prueba para ver que ya no tenga el virus en su organismo. “Aquí contamos con pocas pruebas, por eso no están disponibles para todos. En 99% de los casos, lo pacientes después de 14 días estarán sin posibilidades de contagiar.”

Pero las personas que han convivido con el enfermo deben permanecer aisladas por tres semanas, pues eso otorga un margen de seguridad que, dijo, permite que no sea necesario realizarles pruebas  a todos.

 

Cómo lo está haciendo México

“Siento que México, estamos dos semanas atrás de Estados Unidos. Entonces, nuestras semanas claves van a ser las próximas tres. Si en las próximas tres esto no se controla esto puede ser catastrófico. Ojalá y me equivoque. Si se logra contener esperamos que nos permita de la mejor forma ayudar a la mayor parte de la gente.”

El infectólogo coincide con las autoridades sanitarias federales al observar que, así como en Italia y en España los casos de infectados han comenzado a disminuir, “nosotros vamos a tener diariamente aumento en los casos nuevos y aumento en el número de muertes, porque eso es lo que se ha visto en todos los países. No es que yo quiera ser alarmista pero eso es lo que se ha visto.”

También consideró que México está realizando mucho menos pruebas de diagnóstico que otros países, pues no contamos con suficientes centros para ello. Consideró que el número de pruebas que se hace en México es insuficiente, y que por lo tanto, la cifra real de infectados con el virus debe ser mayor a la reportada hasta el momento.

Plasma

“Esa es otra situación que se ha hecho más en Corea y en China, donde los pacientes curados tienen una gran cantidad de anticuerpos contra el virus. Cuando tú tienes una infección reciente, pues tu cuerpo va a estar protegido porque tuvo una gran exposición al virus. Entonces, sacarle el plasma a esos pacientes ya curados, tiene el beneficio de que tiene una gran cantidad de anticuerpos, y eso, ponerlo a pacientes que tienen la infección y que no está avanzando.”

“Lo que estamos tratando de hacer es una base de datos para que esos pacientes que ya se curaron donen plasma y ese plasma se le pueda poner a pacientes que están graves.”

“Esta enfermedad en particular nos ha dado una oportunidad, no solo de cuidarnos a nosotros, sino de cuidar a los demás. Algo que es difícil de entender. Si tú usas un cubrebocas, no es para que tú no te contagies, es para que si tú estás contagiado y no lo sabes, no vayas a contagiar.”

“Es un momento en el que la humanidad podría cuidarse mucho entre unos y otros.”

Dijo que no solo el cuerpo médico está expuesto a infectarse, sino también la gente que limpia las habitaciones en las que estuvieron los pacientes. Sin embargo, lo hacen y, dijo, eso merece un reconocimiento.

A los médicos “nos da un poco de miedo pero no siempre te toca estar al frente de esto y, cuando te toca, debes de verlo más como un orgullo que como un castigo.”

Los jóvenes

Para el doctor Moreno, los jóvenes son un grupo que, aunque en un principio se pensó que era de menor riesgo, también pueden sufrir complicaciones pues, dijo, muchos tienen obesidad y hasta diabetes u otras condiciones de las que no son conscientes “porque nunca se checaron.”

“Tuvimos un paciente que llegó aquí al hospital, llegó con muchos síntomas y cuando lo checamos vimos que tenía 310 de glucosa, nunca se había checado el azúcar, entonces es un diabético que no sabía que era diabético. Desafortunadamente somos gente que no se cuida demasiado.”

Dijo que, aunque la mortalidad del covid-19 sigue estando muy relacionada con la edad y con algunas enfermedades crónicas como la hipertensión y la diabetes, no se tiene que cumplir con ninguna de esas condiciones para ameritar una consulta médica: “si tú te sientes mal, que te chequen.”

 

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí